Hno. Policarpo: “Venerable” desde hace 32 años

2/17/2016

 

Fue un 17 de febrero de 1984 cuando el Papa San Juan Pablo II reconocía en nombre de la Iglesia la “heroicidad de las virtudes” de Hipólito Gondre, Hno. Policarpo. ¿Qué significa esto? Para llegar a ser reconocido como “santo” por la Iglesia, la causa de una persona debe atravesar cuatro etapas de un proceso. La causa del Hno. Policarpo ya ha concluido las dos primeras:

 

1. Siervo de Dios.

El Obispo diocesano y el Postulador de la Causa piden iniciar el proceso de canonización. Y presentan a la Santa Sede un informe sobre la vida y las virtudes de la persona. La Santa Sede, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos, examina el informe y dicta el Decreto diciendo que nada impide iniciar la Causa (Decreto "Nihil obstat"). Obtenido el Decreto de "Nihil obstat", el Obispo diocesano dicta el Decreto de Introducción de la Causa del ahora Siervo de Dios.

 

2. Venerable.

Primero un Tribunal, designado por el Obispo, recibe los testimonios de las personas que conocieron al Siervo de Dios. La segunda etapa es el Proceso de los escritos: Una comisión de censores, señalados también por el Obispo, analiza la ortodoxia de los escritos del Siervo de Dios. En la tercera etapa se elabora el documento denominado "Positio"; en este documento se incluyen, además de los testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos del Siervo de Dios. La cuarta etapa es la Discusión de la "Positio" por una Comisión de Teólogos consultores, nombrados por la Congregación para las Causas de los Santos. Por último si la Congregación para las Causas de los Santos aprueba la "Positio", el Santo Padre dicta el Decreto de Heroicidad de Virtudes. El que era Siervo de Dios pasa a ser considerado Venerable.

 

Esto quiere decir que el Hermano Policarpo vivió heroicamente todas las virtudes cristianas, es decir que “vivió como un santo”. Pero para que pueda ser considerado como tal hacen falta aún dos “milagros” atribuidos a su intercesión. Con el primero obtendría el reconocimiento como “beato” y con el segundo sería “canonizado”, es decir reconocido como santo.

 

Recemos pidiendo al Señor las gracias que necesitamos por intermedio de nuestro Venerable Hermano:

 

 

ORACION PARA OBTENER LA BEATIFICACION DEL HERMANO POLICARPO

 

Señor mío Jesucristo,
que inspiraste al Hno. Policarpo
un ardiente amor a tu Corazón
y un celo incansable
por la salvación de la juventud,
haz que por intercesión de tu Siervo
obtengamos la gracia que pedimos...

 

(expresar la intención por la que se reza)


para que él sea glorificado en tu Iglesia
y nosotros imitemos sus virtudes,
especialmente su amor
a tu amadí­simo Corazón.


Tú que, siendo Dios, vives y reinas
por los siglos de los siglos. Amén.

 

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confí­o!
¡Sagrado Corazón de Jesús, glorificad a vuestro siervo!

 

Please reload