Primer viernes de mes: Maestro, ¿dónde vives?

Compartimos la celebración para el primer viernes del mes de marzo, día especialmente dedicado al Sagrado Corazón. La misma fue preparada por el Hno. Ramón Luis García.


1. Ambientación


El papa Francisco ha invitado a unirse a la iniciativa “24 horas para el Señor”, de celebrarse durante el viernes y sábado que anteceden el IV domingo de Cuaresma (días 5 y 6 de marzo). Esta celebración de oración del primer viernes quiere adelantarse y quiere ser “uno de los momentos de nuestros días” dedicados especialmente a vivir la intimidad con el Señor Jesús. Querríamos experimentar lo que sintieron aquellos discípulos que pasaron una tarde con Jesús.


2. Himno


Muchas veces, Señor, a la hora décima -sobremesa en sosiego-, recuerdo que, a esa hora, a Juan y a Andrés les saliste al encuentro.

Ansiosos caminaron tras de ti... "¿Qué buscáis...?" Les miraste. Hubo silencio.

El cielo de las cuatro de la tarde halló en las aguas del Jordán su espejo,y el río se hizo más azul de pronto, ¡el río se hizo cielo!

"Rabbí -hablaron los dos-, ¿en dónde moras?"

"Venid, y lo veréis". Fueron, y vieron...

"Señor, ¿en dónde vives?"

"Ven, y verás". Y yo te sigo y siento que estás... ¡en todas parte!,

¡Y que es tan fácil ser tu compañero!

Al sol de la hora décima, lo mismo, que a Juan y a Andrés lo mismo, cada vez que yo te busco, Señor, ¡sal a mi encuentro!

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


Amén.


3. Salmo (83)


ANT. ¿Señor dónde vives?

Señor, mi Rey y mi Dios,

mi alma languidece de tanto esperar

ante las puertas de tu casa

y mi corazón arde en deseos de latir al unísono con el tuyo.

¡Bienaventurado es quien vive en tu casa

y canta para siempre tu alabanza!

¡dichoso el que encuentra en ti su fuerza

y decide seguirte en tu camino!

Un día en el umbral de tu casa es más que mil lejos de tu presencia.

Concédeme tu gracia para que camine con rectitud

y haz que ponga mi corazón y mi vida en tus manos.

Gloria al Padre…


4. Palabra de Dios: Juan 1,35-42


35 Al día siguiente, estaba Juan otra vez allí con dos de sus discípulos 36 y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Este es el Cordero de Dios». 37 Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. 38 Él se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?». Ellos le respondieron: «Rabbí –que traducido significa Maestro– ¿dónde vives?». 39 «Vengan y lo verán», les dijo. Fueron, vieron donde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde. 40 Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. 41 Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo. 42 Entonces lo llevó a donde estaba Jesús.Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.


Vimos acercarse a un tal Jesús que unos días antes se había también bautizado. Juan lo miró y después nos dijo: Este es el Cordero de Dios. Yo no sé qué pasó en nosotros pero fue como un resorte que nos lanzó a seguirle, así, sin más. Después de caminar detrás de él un tiempo se volvió hacia nosotros y nos preguntó: ¿Qué quieren? Ese fue el momento decisivo de nuestra vida. Al principio nos entraron ganas de darnos media vuelta y salir corriendo, pero del corazón surgió una pregunta: Maestro, ¿dónde vives? Y él, sonriente, como si ya nos conociera de toda la vida nos dijo:Vengan y lo verán.


Dimos un largo paseo, nos mezclamos con la gente por las calles y en el mercado, nos sentamos un rato junto a nuestras barcas de pescadores, merendamos… Todo estaba muy rico pero lo mejor era la compañía y la conversación. Nos entusiasmó cuando nos habló de Dios y de su proyecto sobre los hombres, en particular para los más pequeños y olvidados. Le habíamos preguntado dónde vivía: nos dimos cuenta de que su casa era el corazón de Dios y el corazón de los hombres…

Momento de adoración


5. Oración de la comunidad

  • Rezamos por las intenciones del Apostolado de la Oración para este mes

- Para que las familias en dificultad reciban el apoyo necesario y los niños puedan crecer en ambientes sanos y serenos.


- Para que los cristianos discriminados o perseguidos a causa de su fe, se mantengan firmes en las pruebas guardando la fidelidad al Evangelio, gracias a la oración incesante de toda la Iglesia.

  • Rezamos por las vocaciones en la Iglesia, especialmente las corazonistas.

- Para que enseñemos a los jóvenes los caminos por los que Jesús se hace presente y les

invitemos a seguirle.

  • Rezamos por nuestros hermanos, familiares, alumnos, educadores enfermos o que se encuentran en dificultad.

Letanías: R/: Ven en nuestra ayuda


- Corazón de Jesús, fuente para encontrar la paz. R/


- Corazón de Jesús, signo para encontrar la radicalidad de la alegría. R/


- Corazón de Jesús, estímulo para preparar un futuro más humano. R/


- Corazón de Jesús, punto de referencia de toda educación. R/


- Corazón de Jesús, sostén para no ser turbados por el mal. R/


- Corazón de Jesús, estímulo para no desesperar ente las fragilidades. R/


- Corazón de Jesús, luz para creer en una vida que supera la muerte. R/

Padre Nuestro…


6. Conclusión


Señor Jesucristo, tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él. Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a Andrés y a Juan: Vengan y verán. Tú que eres el rostro visible del Padre invisible, del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con la misericordia: haz que, en el mundo, nuestra comunidad sea el rostro visible de Ti, su Señor.



Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo