Siempre precede el perdón de Dios (Para culminar el Jubileo de la Misericordia V)