En camino hacia el Capítulo General de 2018

8/24/2017

El Capítulo General es el máximo órgano de gobierno de una congregación, su función es elegir al Superior General y a sus Consejeros, así como tomar decisiones y orientaciones para todo el instituto. El próximo Capítulo de los Hermanos del Sagrado Corazón será en mayo de 2018, en Roma.

 

Antes de cada Capítulo General se disponen una serie de trabajos preparativos del mismo, para que todo el Instituto pueda participar en él, más allá de los delegados que puntualmente representen a cada una de las provincias o delegaciones.

 

En esta ocasión la comisión organizadora no sólo ha querido contar con la opinión de todos los Hermanos, sino que en uno de los temas que se tratarán también ha solicitado la palabra de los laicos Corazonistas. A continuación compartimos el trabajo que se propone a los laicos. Si alguien desea compartir con nosotros sus reflexiones puede escribirnos a info@hermanoscorazonistas.org

 

 

UN CARISMA COMPARTIDO, VIVIFICANTE

 

118. El amor al prójimo

«He venido a traer fuego a la tierra y, ¿qué quiero sino que arda?» (Lc 12, 49). Este ardiente deseo de Jesús no puede menos que inflamar nuestro corazón y estimular nuestro celo. El amor a nuestros hermanos y a los jóvenes que nos están confiados se enraíza de esta forma en el amor que Jesús nos tiene. Nuestra entrega, marcada de respeto, gratuidad y misericordia, hará presentir la solicitud de Cristo hacia los hombres.

 

156. Escuela, comunidad educativa

La educación cristiana difícilmente puede llevarse a cabo sin el testimonio de una comunidad educativa fundada en estrechas relaciones entre docentes, padres, alumnos y población local. Cooperamos lo mejor posible en la implantación de estructuras de participación y animación que favorecen la vitalidad de esta comunidad, especialmente por la búsqueda de un enfoque educativo común.

 

157. Misión cristiana de la escuela

Compartimos con los profesores seglares la responsabilidad de la formación moral y religiosa de los alumnos. Creamos un clima de comprensión y entrega que despierta en los jóvenes el sentido comunitario y el deseo de compromiso. Todo ello contribuye a la formación de un laicado comprometido y a la eclosión de vocaciones religiosas, sacerdotales y misioneras. Este trabajo permite también completar la obra de la familia y realizar la misión educativa de la Iglesia.

 

 

CUESTIÓN 1

«Compartimos con profesores seglares la responsabilidad de la formación moral y religiosa de los alumnos». De acuerdo a su experiencia, ¿cómo asumen esta responsabilidad compartida según el carisma de Andrés Coindre los colaboradores, tanto hermanos como seglares?

 

CUESTIÓN 2

¿Conoce colaboradores (seglares, sacerdotes o diáconos, religiosos o religiosas) que encarnen el carisma del Instituto de manera notable? ¿Cómo ponen de manifiesto, ellos o ellas, la espiritualidad de la compasión, la solidaridad con los marginados y la pedagogía basada en la confianza?

 

CUESTIÓN 3

Basándose en sus propias vivencias, ¿qué estructuras de participación y animación cree usted que ayudan más a los colaboradores en la misión cuando se trata de lograr «un enfoque educativo común»? ¿Qué aspectos de esas experiencias contribuyen a la creación de un enfoque educativo común?

 

Please reload