Un ciclo de misión que culmina y otro que empieza

Informa: Agustín Dicundo

En el pasado mes de enero, como ya es tradición entre nosotros, dos grupos de jóvenes misioneros Cor Jesu se embarcaron durante diez días (con el trabajo previo de todo un año) en la aventura cristiana de misionar. Uno de esos grupos tiene su sede en el Colegio Sagrado Corazón de Venado Tuerto y el otro en el Colegio Manuel Belgrano de Temperley.

Link para ver el álbum.

Este último grupo estuvo por tercer y último año en el pueblo de Tapalqué, del 3 al 13 de enero, y de este modo completó un ciclo misionero. Como siempre la experiencia fue única y el pueblo quedó muy agradecido por ello. Sin dudas, la huella del grupo misionero, caracterizada por la alegría cristiana del Evangelio, ha quedado plasmada en el corazón de los habitantes de este lugar y viceversa. Cada visita, cada niño de la catequesis y cada persona que nos ha abierto la puerta de su casa y su corazón quedaron guardadas en los nuestros. Aún no sabemos dónde el Señor va a esperar a este grupo de jóvenes entusiastas el próximo verano, pero estamos seguros que, donde quiera que sea, allí estaremos: listos para un encuentro de “Corazón a corazón”.

Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo