Estado de Israel 4230

Ciudad de Buenos Aires, C1185AAO

info@hermanoscorazonistas.org

© 2015 todos los derechos reservados.

Creado por  Mascov.com

SEGUINOS

  • White Facebook Icon
  • YouTube Clean
Please reload

Publicaciones recientes

Testimonios de la Sesión Internacional del Carisma 2019 (III)

November 4, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones destacadas

50 años de Vida Consagrada de los Hnos. Gonzalo y Enrique

4/30/2019

El día 2 de febrero, Día de la Vida Consagrada, celebramos como Provincia las Bodas de Oro religiosas de dos de nuestros hermanos: Gonzalo Carvajal y Enrique Becker. Los festejos incluyeron la celebración de la Eucaristía, que incluyó la renovación de sus votos, y el almuerzo fraterno, con el merecido homenaje de los hermanos. Tuvimos la alegría de poder compartir ambas instancias con varios hermanos y familiares del Hno. Enrique, a quienes agradecemos su presencia.

 

A continuación un resumen de la semblanza de cada uno de estos hermanos, que se pronunciaron en la ocasión como homenaje fraterno.

 

 

Semblanza del Hno. Gonzalo Carvajal

 

Gonzalo nace en Pojos, Asturias. José María y Balbina son sus padres. Dos hermanos y dos hermanas forman el núcleo familiar. Gonzalo sabemos que guardó siempre profunda relación con ellos. Últimamente lo ha demostrado prolongando su visita a la familia, renunciando al viaje que suele hacerse con motivo de los 50 años de la profesión.

 

En setiembre del año 1964 ingresas en Tafalla iniciando la preparación para el noviciado que lo haces en Alsasua en el año 1968 y el 15 de octubre de 1969 sales de Barajas para la Argentina. Te acompañan Luis Fernández, Rufino García, Javier Burgaleta, Gregorio Gómez y José Antonio García.

 

Terminado el escolasticado te preparaste para la docencia adquiriendo  los conocimientos necesarios, logrando los títulos de Profesor en el Champagnat y la Licenciatura en la Universidad Católica de Montevideo y como autodidacta, los saberes necesarios de computación tan importantes en la actualidad.

 

Como buen pedagogo no has pretendido enseñarlo todo, tu preocupación ha sido que los alumnos aprendan lo fundamental. Ser buenas personas, asumir compromisos con la vida, discernir entre lo bueno y lo malo, buscar los valores transcendentes.

 

Has sabido estar cerca de los chicos con gestos, palabras de ánimo, de corrección de lo que no estaba bien. Has mirado a los niños con cariño aún a los más difíciles y a los heridos y lastimados por falta de cariño. ¡Nada de castigos o penitencias irritantes!

 

Algunos testimonios de exalumnos: