Abrió la escuela... Y abrimos el corazón