ENSEÑANZAS DE LA PENTECOSFEST


Quería compartir algunas ideas y sentimientos de la pasada Vigilia de Pentecostés. “Un encuentro más”, pensé. “¡Qué cansado estoy!, ¿se conectarán los chicos/as a esta hora?”, por lo general varias cosas las empiezo así, desde mi sencilla humanidad.

Siempre me da mucha paz recordar que Dios nos mira desde la eternidad. Nuestra vida acelerada a veces pierde este horizonte, a veces negocia lo importante de la vida. Pero el impulso misionero no es así, ve más hondo, permanece atento y llega a compartir esta búsqueda de que todos los hombres conozcan al Señor.


El día de la comunidad es un día para celebrar que somos uno, que la fraternidad es la fuerza de todo lo que hacemos, que el Espíritu Santo obra maravillas cuando lo invocamos juntos. Y pensaba: “¡Qué hermoso es cuando otros son invitados a la mesa del amor comunitario!”. Tantos adolescentes buscando un lugar donde ser valorados, festejados, escuchados, tenidos en cuenta, amados... Podemos ofrecer eso, lo tenemos. Podemos generar espacios de interioridad y alianza.



La noche de la Pentecosfest pude ver estas tres cosas: Dios amando, discípulos mostrándolo y jóvenes buscando y encontrando. Cuando estas dimensiones del Reino se hacen presentes, la humanidad sueña. Y es un sueño que alimenta el alma, que moviliza el espíritu, que llena de sentido y nos hace hermanos.


Agradezco pertenecer a esta comunidad Corazonista. Comunidad que, desde la gratuidad de lo recibido, se deja conducir por el Espíritu, buscando que algunos más se unan a la familia de los que son conscientemente amados por el Dios de la Vida.


Carlos Mocciola

Coordinador de Pastoral de Temperley






Nota: Este año la Pentecosfest (Vigilia de Pentecostés) estuvo destinada a jóvenes de 2º y 3º de Secundaria. Se desarrolló por Zoom en la noche del sábado 22 de mayo, con participación de unos 55 alumnos de todos nuestros colegios.

Etiquetas
Publicaciones destacadas