top of page

Sesión Internacional del Carisma 2023

Corazonistas de América Latina y España tuvimos la gracia de poder ser parte de este encuentro de dos semanas que nos permitió, tal como nos habían anticipado, vivir el carisma que nos une y hermana.


Tanto laicos como hermanos, en el transcurso de la sesión, hemos podido profundizar sobre la historia de nuestros fundadores, el llamado que Dios les hizo y sobre cómo, a lo largo de los años y a pesar de las dificultades, sigue latiendo el Corazón de Jesús en cada obra, fruto de esa primera misión a la que se sintieron comprometidos. Este carisma que, como en una oportunidad nos mencionaron, consiste justamente en “resaltar con un marcador fluorescente una pequeña parte del Evangelio” y nos invita a caminar para el encuentro, a crear caminos en el desierto… Un carisma que nos invita a pensar en el mañana con esperanza, una esperanza anclada en la Palabra de Dios, una esperanza que, moviendo sueños, sin duda cosechará acciones… una esperanza totalmente ligada a la confianza y vivida en comunidad.


Juntos hemos reflexionado acerca de la importancia de agudizar nuestra mirada… una mirada compasiva, del que alienta, del que anima, del que confía, porque, como reflexionamos, “afuera ya está suficientemente oscuro…” Y educar es un acto de esperanza, pues la educación es sin duda motor de la humanidad.


Fue maravilloso poder oír cómo late el Corazón de Jesús al escuchar los detalles de la labor que se realiza en cada país donde los hermanos están presentes. Labor que se encarna en realidades tan diversas, pero que se funda sobre los mismos cimientos.


Estamos agradecidos por estos días de encuentro personal con Dios y por la riqueza de la vivencia de la fraternidad nacida del Corazón que nos unió... Agradecidos por haber podido compartir la oración, reflexionando y poniendo cada día en manos del Señor; por haber podido compartir la mesa, por haber vivido con alegría el desafío que cada día tenía preparado para nuestro corazón… Agradecidos por el apoyo y acompañamiento incondicional de nuestros seres queridos…


Hemos vivido días en familia, nos hemos sentido “como en casa”, porque Su Corazón nos unió, porque Su Corazón latió a través de las manos servidoras de quienes organizaron la sesión y estuvieron pendientes de cada detalle en todos los aspectos que implica un encuentro de estas características. Siempre recordaremos los días compartidos en el Colegio Seminario de Marinilla y la calidez de su gente.


En tus manos, Señor, ponemos los frutos de esta sesión. Que seamos luz y sal; que podamos poner cabeza, manos, corazón y alma en nuestra tarea. Que así sea, ¡en Vos confiamos!


Verónica Minetti

Vicedirectora de Nivel Inicial, Temperley

コメント


Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo
bottom of page