top of page

Los comienzos del Colegio Sagrado Corazón de Villa Gral. Belgrano

¿Quién si no el Sagrado Corazón hizo que aparezcamos un día en ese “mundo mágico”, tal cual lo señalan tantos exseminaristas y exalumnos que pasaron por este lugar?


El colegio se inició, en realidad, como un seminario menor (aspirantado) para chicos que tuvieran alguna inclinación a la vida religiosa con los Hermanos del Sagrado Corazón, dentro de la escolaridad primaria, como se estilaba por aquel entonces. El proyecto contemplaba también que, al terminar el primario, continuaran sus estudios secundarios en el seminario-colegio Sagrado Corazón de Venado Tuerto, en la provincia de Santa Fe.



Las cosas fueron cambiando y, después de un corto período de convivencia entre seminaristas y alumnos externos en las aulas, los hermanos apostaron por ir transformando “el Sagrado” de la Villa en una escuela primaria común, como la conocemos hoy y de la que nos sentimos tan orgullosos.


Fue así que el Sagrado Corazón nos convocó un 3 de marzo de 1963 a 28 juniores (seminaristas menores) venidos de Lomas de Zamora (Pcia. de Bs. As.), repartidos entre 4º y 5º grado.


Estudiábamos, paseábamos, rezábamos y ayudábamos a construir con el alegre grupo de albañiles, encabezados por don Enrique Dick. Nos atendía espiritualmente el Padre Guillermo Mönikes (palotino) y, materialmente, doña Selva, en la cocina, y doña Irene, en el lavadero.


¡Cuántas veces subimos al Pico Alemán, el que en 1981 se convierte en el Cerro de la Virgen, con el traslado en procesión de la Virgen del Valle!


En 1970 comienzan a ingresar los alumnos de la Villa y alrededores.


En sus primeros momentos los maestros fueron hermanos. Cabe mencionar a quienes formaron parte de esta comunidad, aunque en diversas épocas y años: Osvaldo Wagner, Alfredo Barth, Rubén Roth, Fermín (Teodoro Arrieta), Gonzalo Ganuza, Miguel A. Jacob, Luis Rausch, José Calderón, Nicolás Antuñano, Jenaro Marquina, Félix Sáenz (Nazario), Horacio Payer, Guillermo F. Kranewitter, Ignacio Cavigioli, Fermín Díaz de Cerio… En 1982 comienza su trabajo la primera maestra: Marilita Gallo.


En 1989, lo que era el gran dormitorio de los seminaristas en el primer piso, se convierte en aulas para clases. ¡El colegio fue creciendo! En 1990 contábamos ya con 150 alumnos; tercero y cuarto ya eran mixtos, mientras que quinto, sexto y séptimo de varones solamente. Lo que sigue ya es historia reciente, pero no por ello ni menos gloriosa ni menos meritoria.


Agradecer al Señor por su protección y bendición, en primer término, y a tantos colaboradores y familias que han dejado su impronta en cada aula, en cada patio, en cada enseñanza, en cada circunstancia, en cada alumno, en cada fiesta… en fin, en cada girón de vida con la que han sustentado y sustentan, lo que ha sido y lo que está llamado a ser un colegio con una comunidad de corazón inmenso que alberga el ansia de saber, de ser y evangelizar educando, al servicio de la Villa y su amplio radio de influencia, bajo la protección de su celestial patrono, el Sagrado Corazón, en el que siempre y por siempre, pone su confianza; a la sombra del manto y la mirada tierna y materna desde su cerro, de la Virgen del Valle.


Hno. Enrique Becker SC

Comments


Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo
bottom of page