Más noticias desde Vanuatu


solidaridad.jpg

Nuevamente el Hno. Antonio López García-Nieto, misionero Corazonista en la isla de Tanna en Vanuatu, nos cuenta cómo están superando el desastre causado por el ciclón Tam, que arrasó este archipiélago de Oceanía hace unos días.

Aprendamos del testimonio de fe y entereza de nuestros hermanos y aprovechemos este tiempo especial que se acerca para orar mucho por ellos, como nos piden. Pidamos al Corazón de Jesús que se cumpla el lema nacional de Vanuatu: “Con Dios saldremos adelante”.

Hola a todos:

De nuevo he podido venir a la capital de la isla, Lenakel, para poder conectarme y dar algunas noticias.

Para empezar, muchísimas gracias a todos los que os habéis interesado por mí y por los Hermanos de Tanna y de Montmartre. Un gran movimiento de solidaridad se ha producido alrededor de este desastre. Como podéis comprender, no puedo escribiros a cada uno personalmente porque no tengo tiempo para ello aunque me gustaría poder hacerlo. Quizás más tarde, cuando las cosas se serenen y vuelvan a la normalidad, aunque la cosa va para largo.

Ante el panorama de desolación en la misión y en el colegio, la primera reacción era un poco de desánimo ante la gran tarea de reconstrucción que queda por delante. Humanamente y con nuestra precariedad de medios nos parecía absolutamente imposible poder llegar a ello. Gracias a Dios la solidaridad internacional parecer empezar a surtir efecto. Ayer, el ejército francés vino al colegio para ayudarnos a limpiar los destrozos del ciclón. Hoy vendrán para continuar a ayudarnos. También hoy llega a Tanna el embajador de Francia en Vanuatu y el Hno. Robert Laufoaulu, Senador. Una de sus prioridades y urgencias en esta visita es nuestro colegio que es uno de los más dañados de la isla. Por el momento no podemos ni siquiera pensar en poder reanudar las clases aunque quisiéramos poder hacerlo lo antes posible. Para ello hay que poder adecentar de alguna manera los internados, el comedor, las clases. No sabemos cuándo podremos hacerlo pero nuestra intención es intentarlo cuanto antes, aunque sea de forma precaria, con lonas o algo parecido.

En la comunidad estamos intentando utilizar las planchas de hojalata llevadas por el viento para reconstruir, aunque sea de forma precaria, alguna parte del tejado y poder protejernos algo de la lluvia. Intentamos reconstruir poco a poco nuestra vida.

La tarea es agotadora y puedo decir que al final del día acabo agotado. Gracias a Dios, estoy bien de salud, con algunos rasguños solamente, y puedo dormir bien desde la puesta del sol hasta el amanecer. Como no tenemos electricidad, no se puede hacer mucho cuando la luz del día se termina. Los demás hermanos, Amos, Delphino y Dimitri, también están bien.

Necesito sobre todo el apoyo de vuestra oración para que el Señor siga dándonos fuerza y energía para salir adelante. Me gusta mucho este salmo que suelo recitar muy a menudo : El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quien temeré? El señor es la defensa de mi vida ¡quién me hará temblar?. El lema de Vanuatu es: “Long God yumi stanap”, que quiere decir: “Con Dios saldremos adelante”. Con esta fuerza y con esta esperanza os dejo.

Un fuerte abrazo a todos. Os dejo por hoy. No sé cuándo podré volver a conectarme.

Etiquetas
Publicaciones destacadas