Caminamos en comunión fraterna

Como Iglesia estamos celebrando los sínodos diocesanos con vistas al Sínodo de los Obispos del 2023, convocado bajo el título: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. Por eso hemos elegido para este año como lema provincial “Caminamos en comunión fraterna”. Queremos que nos ayude a vivir la experiencia de encuentro con Cristo y con los otros.



El caminar nos recuerda que somos peregrinos, que estamos en un estado dinámico de compromiso con la realidad y siempre en vista a lograr la identificación plena con Cristo, que alcanzaremos en nuestra patria definitiva: el Cielo. Ahora, como los israelitas en el desierto, tenemos la gracia de alimentarnos del maná de la Eucaristía que nos sostiene y nos guiamos por la nube del Espíritu Santo que nos acompaña y la Palabra que nos ilumina.


La forma de caminar es en comunión, viviendo desde el corazón, acompañando a los otros y dejando que nos ayuden. Se da una comunicación de bienes por el don de nosotros mismos a los demás. Pensamos y sentimos en plural: se hace vivo el “nosotros” al tiempo que profundizamos la identidad de cada uno. Comprometemos lo personal y lo ponemos al servicio de los demás, esto nos hace ser nosotros mismos y vivir la unidad.


La comunión duradera la genera Cristo: cuando todos vivimos con Él el vínculo es fuerte y permanente, pues nos sostiene con su gracia, nos hace sentir que vivimos en su Corazón y acogemos a los otros en su Nombre.


La fraternidad nos lleva al núcleo de nuestro carisma, pues Cristo nos ha elegido como hermanos y es quien nos reúne y nos hace ser su familia ya que “hemos guardado su palabra” (Jn 17, 6). El apostolado es eficiente en la medida en que profundizamos y ampliamos este vínculo con la comunidad y con las personas que están con nosotros. Allí donde nos encontramos somos fermento de fraternidad: nuestra forma de sentir, de pensar y de expresarnos nos remiten a Cristo, con el Corazón compasivo, capaz de acoger a todos.


Asumir el mandato de anunciar el Reino supone el “Id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán” (Mt 28, 10), requiere empezar de nuevo, dar una nueva oportunidad a los que no creen, hacerles sentir que son amados y elegidos, vivir la experiencia del resucitado que nos llena de su Paz.


A lo largo de este año vamos a reflexionar en este la dimensión de la fraternidad, desde distintas perspectivas, con el fin de profundizar la vivencia de este vínculo constitutivo de nuestra identidad.

Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo