Circular del superior general Hno Mark Hilton

Al escribir la primera Regla, el padre Andrés Coindre confió a los primeros hermanos la misión de propagar ese fuego del amor de Dios a través de su acción apostólica. No es una actitud pasiva ni dubitativa, sino activa y comprometida. La llamada del carisma es a la vez personal y comunitaria. Él nos transforma en lo más hondo de nosotros mismos, pero se expresa auténticamente en todo lo que decimos, hacemos y somos. La misión del padre Andrés Coindre, propagar ese fuego en todos los corazones, es nuestra misión y nuestro desafío.


Ver circular





Etiquetas
Publicaciones destacadas