top of page

Expectativas y miedos al egresar del colegio

Egresar supone cambios en la vida de los jóvenes: de rutinas, de los lugares que habitan, de los vínculos que establecen, de las responsabilidades que asumen y de las decisiones que toman. Para algunos, dichos movimientos son sinónimos de mayor libertad e individualidad y, para otros, una puerta a innumerables temores. Lo cierto es que lejos de constituirse, únicamente, como un título obtenido, esta etapa se presenta como un punto de transición lleno de múltiples inquietudes.


“Entrar a la universidad”, “encontrar lo que me apasione”, “equilibrar la vida académica y personal”, “formar un grupo de amigos en la facultad”, “mantener los vínculos del colegio a pesar de los cambios”, “poder organizarme para estudiar y trabajar al mismo tiempo”, “independizarme…” son algunas de las expectativas y deseos que resuenan entre las voces de los estudiantes a la hora de egresar de la Escuela Secundaria.


En paralelo a tales aspiraciones, los temores inundan de incertidumbre a los jóvenes que se encuentran próximos a experimentar el “mundo adulto”: “¿Estoy eligiendo la Carrera correcta?”, “¿y si me doy cuenta a mitad de camino que no me gusta?”, “¿cómo me voy a sentir cuando llegue a la facultad y no me encuentre con mis amigos de siempre?”, “¿me sentiré solo?”, “¿me podré organizar?”, “¿seré capaz en mi futuro trabajo?”, “¿y si me queda poco tiempo para las actividades por fuera de la vida académica?”.



Las preocupaciones giran en torno a “descubrir quién soy”, a “encontrar un propósito en la vida” y a que todo aquello que se emprenda responda a los intereses y gustos de cada uno. Sin embargo, hay un fuerte rechazo hacia la posibilidad de equivocarse y fracasar, las cuales se entienden como sinónimos de una pérdida de tiempo o un atraso y como “una posibilidad que atormenta pensarla”. Como expresa una de las estudiantes: "Es difícil tropezar, caerse y volverse a levantar porque ves el futuro de una manera y al no cumplir estos objetivos te genera incomodidad empezar otros nuevos".


En este sentido cabe preguntarnos: ¿Es posible lograr el éxito sin toparnos con piedras en el camino?, ¿acaso dichos obstáculos no forman parte de lo que seremos en un futuro como personas, brindándonos valiosos aprendizajes? Los esfuerzos y las distintas herramientas que empleemos para sortear tales conflictos darán lugar a metas que nos sentiremos orgullosos de haber logrado cuando miremos hacia atrás. Quizás las huellas que nos dejen aquellos desafíos que transitemos sean, efectivamente, las que nos respondan quiénes somos. Serán vivencias que, posiblemente, no formen parte de las líneas de nuestros currículums, pero, sin dudas, constituirán grandes cimientos en nuestros caminos.


Ayelén Cione

Docente de Secundaria - Temperley

Comments


Etiquetas
Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes
Archivo
bottom of page