El Hermano Policarpo nos habla


3. Venerable Hermano Policarpo 2.jpg

Muchos hemos oído hablar del Venerable Hermano Policarpo, pero no conocemos demasiado de él directamente. Por eso en esta sección vamos a ir subiendo mensualmente extractos de sus cartas y escritos. Están presentados como nueve frases que nos pueden ayudar a meditar diariamente en un camino de preparación hacia cada primer viernes de mes.

Hoy compartimos frases de una circular suya sobre la “caridad fraterna”, es decir el amor entre los hermanos. Que las palabras que dirigió un día a sus contemporáneos nos sirvan también a nosotros de estímulo y guía.

  1. Os doy un mandamiento nuevo -dice nuestro Señor- "que os améis los unos a los otros como yo os he amado". Esta es pues, la medida del amar que debemos tener para nuestros hermanos: amarlos, como Jesucristo nos ha amado.

  2. Ahora bien, ¿cómo nos ha amado Jesucristo? Hasta hacerse por nosotros víctima del pecado muriendo sobre la cruz después de las ignominias y ultrajes más sangrientos.

  3. Por consiguiente, si nos ha amado de esta manera, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros. "En esto conoceréis que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros".

  4. Todos queremos ser los discípulos del Salvador; pero, ¿lo somos en realidad? ¿Se nos puede conocer en nuestra caridad con nuestros hermanos?

  5. ¿Nos amamos, como dice San Juan, no solamente de palabra sino por las obras y en verdad?

  6. El Salvador, temiendo que no se prestase bastante atención a este mandamiento nuevo, lo repite en mil lugares de la Sagrada Escritura: "El mandamiento que os doy es que os améis los unos a los otros como yo os he amado".

  7. Y San Juan Crisóstomo añade que el Salvador va más allá en la oración que dirige a su Padre: "Os pido -dice- que sean uno, y como tú mi Padre, estás en mí y yo estoy en ti, Ellos que sean uno en nosotros”.

  8. ¡Oh, caridad infinita de Dios, oh amor sin medida, oh condescendencia incomprensible! No ser más que uno con Dios, ser consumidos en Él... ¿Habéis pensado, meditado, estas palabras divinas? ¿Las habéis saboreado? ¿Ha penetrado su unción en el fondo de vuestros corazones? ¿Entendéis hoy bien la fuerza de la caridad?

  9. "Y yo pido que ellos no sean más que uno y como tú, Padre mío, estás en mí, y yo estoy en ti, que Ellos no sean más que uno en nosotros"; uno por la voluntad, uno por la conducta. He aquí la imagen fiel de una congregación religiosa; ¿nos reconocemos en Ella?... Sí, mis queridos hermanos, persuadámonos de que la caridad fraterna debe ser el alma de nuestra congregación.

Etiquetas
Publicaciones destacadas