Oramos con el Corazón de Cristo

3/29/2015

 

Mensualmente el Hno. Ramón Luis García, que fue Consejero General y actualmente está abocado a la promoción del carisma Corazonista en los países de lengua española, saca un boletín de oración llamado “El Corazón de Cristo”. Aquí les iremos presentando periódicamente algunas de las secciones para aquellos que deseen alimentar su espiritualidad centrada en el Corazón de Jesús.

 

En esta oportunidad va una celebración para el primer viernes de mes, día especialmente dedicado en toda la Iglesia al Sagrado Corazón. La misma está centrada en la dimensión vocacional: pedir que el Señor haga suscitar en los jóvenes el deseo de consagrarle su vida para servir a los demás.

 

 

CELEBRACIÓN PARA EL PRIMER VIERNES DE MES

UN CORAZÓN QUE SUEÑA EN PROMOVER UNA MISIÓN QUE PERDURA EN EL TIEMPO

 

1. Ambientación.

 

En sintonía con la preferencia de Jesús por los más necesitados y en fidelidad al carisma del Padre Andrés Coindre, la ordenanza del Capítulo general de 2012 llama a comprometerse, “con renovada determinación y en espíritu de conversión constante, a destacar  la dimensión profética de su misión… a la luz de las necesidades urgentes de los niños y jóvenes de los que nadie se ocupa”. Hoy en esta celebración del primer viernes vamos a recrear el sueño de comunidades implicadas en la pastoral vocacional, que fomenten la formación en valores humanos, la apropiación de una cultura religiosa como apoyo para la fe, el crecimiento en la fe y la formación de comunidades cristianas vivas.

 

2. Tiempo de la Palabra

 

La Palabra nos invita a contemplar el icono de Jesús Maestro.

- El texto del Evangelio nos presenta a Jesús Maestro, que llama a los discípulos a su seguimiento. Todos nos sentimos llamados por el Señor para realizar hoy una misión profética. Al mismo tiempo, deseamos ardientemente que dicha misión se continúe en el futuro. Sintamos la llamada a comprometernos en la pastoral vocacional con el fin de asegurar la continuidad de la misión profética según nuestro carisma.

- Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. 2 Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.  (Lucas 10, 1-2)

 

- El Instituto nos invita a soñar.

Te presentamos, Señor, nuestros sueños.

  • Sueño en comunidades que viven de manera profética el carisma del padre Andrés Coindre, que vivan de su relación íntima con el Señor, de su oración incesante, de su vida fraterna, de su alegría de vivir, y de su servicio generoso a la misión, dirigiendo siempre y en todo lugar una mirada especial a los niños y jóvenes más necesitados. R/
  • Sueño en comunidades cercanas a los jóvenes, que los acogen con gusto y mantienen con ellos relaciones marcadas por el respeto, la bondad, la sencillez y la disponibilidad para el servicio gratuito. R/
  • Sueño en comunidades implicadas en la pastoral educativa, juvenil y vocacional; que fomentan la formación en valores humanos, la apropiación de una cultura religiosa como apoyo para la fe, el crecimiento en la fe y la formación de comunidades cristianas vivas. R/
  •  Sueño en comunidades que oran por las vocaciones, por todo tipo de vocaciones, pidiendo al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. R/

 

3. Tiempo de contemplación y adoración

 

En este momento de oración contemplativa ante tu costado traspasado queremos recordar a Andrés Coindre llamando a jóvenes para que se unan a su comunidad de hermanos. Le veo llamando a Guillermo, a Claudio, a Pablo, a Borja y a tantos otros. Cada una de sus misiones era ocasión para prolongar la llamada de Jesús. Había descubierto ese tesoro inagotable que era el corazón de Jesús, que eran los corazones de los niños y jóvenes que iba encontrando en su camino y que necesitaban una mirada, una mano, un corazón amigos.

¿Y nosotros?, ¿seguimos llamando a los jóvenes para que el carisma de Andrés Coindre continúe? ¿Se ha apagado esa pasión, cansados por la falta de resultados?

Contemplando tu corazón, fuente de agua viva, sintamos la voz de Andrés que nos anima a continuar en la tarea vocacional

 

4. Tiempo de interceder

 

Orando por las intenciones del apostolado de la oración en el mes de abril

Las vocaciones existen. Esta es la oración por las vocaciones. Debemos rezar mucho: rezar. Recemos para que el corazón de los jóvenes pueda vaciarse, vaciarse de otros intereses, de otros amores, para que el corazón se vuelva libre: ‘Señor, envíanos, envíanos religiosos, envíanos sacerdotes, defiéndelos de la idolatría, de la idolatría de la vanidad, de la idolatría de la soberbia, de la idolatría del poder, de la idolatría del dinero’. Y nuestra oración es para preparar estos corazones para que puedan seguir de cerca a Jesús.

Ayuda, Señor, a estos jóvenes, para que sean libres y no sean esclavos, para que tengan el corazón sólo para ti’, y de esta forma la llamada del Señor puede dar fruto.

Francisco (2014)

 

Rezando por las intenciones de la comunidad

Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros

  • Corazón de Jesús, llamada a amar cada día más. 
  • Corazón de Jesús, tesoro que hay que descubrir.
  • Corazón de Jesús, camino para nuestra vida. 
  • Corazón de Jesús, manifestación de la voluntad del Padre. 
  • Corazón de Jesús, cercano y solidario de los que se encuentran solos. 

Padre nuestro…

Padre nuestro que te has manifestado a los hombres en sus sueños, queremos que, imitando a tu hijo Jesús, colaboremos a hacer realidad el sueño de su corazón: crear comunidades que viven y comparten su fe, que dan un buen testimonio, que oran por las vocaciones, que son cercanas a los jóvenes y que invitan a los jóvenes a encontrarse con Jesús para ser, juntos con él, solidarios con los niños y jóvenes marginados.

 

Please reload