Mayo, mes de María

5/5/2015

 

La dedicación de un mes  del año a una devoción  particular es una forma de piedad popular que se remonta a muchos siglos. El mes de mayo, llamado “Mes de María”, es el más antiguo y el más conocido. Lleva este nombre oficialmente desde 1724 pero antes ya se honraba a  María durante el mismo. Ya en  el siglo XIII el rey de Castilla, Alfonso X el Sabio, asoció la belleza de María  al mes de mayo con uno de los himnos de la Casa Real que empezaba así: "Es el mes de María, es el mes más bello…”.

 

En la historia de nuestro Instituto se destaca por su gran devoción a María el Venerable Hermano Policarpo. Tanto es así que incluyó  en la Regla de Vida que dio a sus Hermanos el rezo del Rosario en forma diaria. Podemos hacer nuestro este deseo suyo: “Mis queridos Hermanos, imitemos a esta madre admirable, y muy pronto, rebosantes de amor divino, dejará de interesarnos la tierra. Perteneceremos al grupo de esas almas privilegiadas en las que el cielo parece haber imprimido un reflejo de sus puras y serenas claridades” (Positio, página 446).

 

Aprovechemos la ocasión que este mes nos ofrece para honrar a nuestra Madre celestial y para pedir al Venerable Hermano Policarpo que nos conceda su amor a María.

 

 

Texto adaptado del boletín “Orar con el Venerable Hermano Policarpo”,

que mensualmente elabora el Hno. Conrad Pelletier en Canadá

Please reload