Testimonios de la Sesión Internacional del Carisma 2019 (IV)

11/25/2019

Mi nombre es Ángela Salvagiot y pertenezco al colegio Sagrado Corazón de Montevideo, Uruguay, desde hace 19 años, desarrollando mi labor actualmente en Nivel Inicial.

 

Cuando a finales del 2018 el Hno. Lázaro me propone concurrir a la Sesión Internacional del Carisma me sentí sumamente halagada y agradecida por ser tomada en cuenta para tal acontecimiento. Si bien no dudé en aceptar, no sabía si estaría preparada y tenía una gran incertidumbre sobre qué experiencias iba a vivir, así como también se me hacía difícil pensar en dejar a mi familia por quince días.

 

Es importante destacar que, desde el momento del inicio del encuentro hasta su finalización, se sintió la unión y la fe en el grupo, a pesar de que la gran mayoría no nos conocíamos. Las charlas, los momentos de encuentro tanto con uno mismo como con los otros compañeros, promovieron la comunión y conexión entre todos.

 

 

 

La propuesta se basó en conocer y profundizar en el ayer, el hoy y el mañana de nuestro carisma Corazonista. Temas que fueron desarrollados por tres de los Hermanos organizadores del encuentro. Si bien ellos expusieron diversos temas, los mismos nos llevaban a las vivencias, a pensar cómo ese ayer nos lleva a la construcción de lo que somos hoy, a la manera en que desarrollamos nuestra labor, teniendo presente a Jesús en cada propuesta, en cada accionar. Al trabajar en el “mañana” vimos un fin en común, en qué camino van nuestras comunidades educativas; porque si bien tienen un desarrollo diferente por estar insertas en diversas sociedades y culturas, todas compartimos una misma misión: poner a Jesús en nuestro horizonte y en el de nuestros niños y jóvenes.

 

Por otra parte, no sólo fue un encuentro de formación en lo teórico, sino que nos brindó la posibilidad de conocer otras instituciones corazonistas de Buenos Aires, en donde fuimos recibidos con gran alegría y apertura, haciéndonos sentir en nuestra casa.

 

Otro de los puntos a destacar fue la excelente organización en las diferentes salidas desarrolladas, que claramente estaban relacionadas con lo vivenciado dado que promovían el desarrollo cultural, pero, sobre todo, actividades que apuntaban a vivir momentos de apertura e integración entre todos, como fueron las visitas al Tigre, a la Virgen de Luján y a una estancia turística, entre otras.

 

Me parece importante destacar lo que me dejó este encuentro. Desde mi perspectiva docente me permitió afianzar mi fe y seguir promoviéndola en el aula. Desde lo personal colmó mis expectativas y más. Aprendí acerca de diferentes culturas no sólo por lo expuesto, sino por los momentos que se generaban para reflexionar con el resto de los integrantes. También me sirvió para tomarme un tiempo, alejarme de la rutina diaria, para hondar más en mí, conocerme un poco más y así seguir acercándome a Jesús.

 

 

Como cierre, me gustaría agregar que fue una experiencia única, que me fortaleció como persona y docente desde toda perspectiva, en donde en cada momento vivido como familia Corazonista que somos, pudimos sentir nuestro carisma vivo.

Please reload